La Onomatesis

Tuesday, June 22, 2004

El Habla para Vico

El Hombre no es - para Vico- "sino mente cuerpo y habla, y estando el habla como colocada en medio de la mente y el cuerpo” (Scienza Nuova 1744 1045 ).

I. ESTUDIOS VIQUIANOS

-Andrea Battistini, Un poeta "doctisimo de las antiguedades heroicas." El rol de Virgilio en el pensamiento de G.B.Vico
-Francesco Botturi, El tiempo historico en Giambattista Vico
-Alberto M. Damiani. Hermeneutica y Metafisica en la Scienza Nuova
-Fernando H, Llano Alonso, Guido Fasso: Estudios en torno a Giambattista Vico
-Jose A. Marin Casanova, Nihilismo y metafora.La fabula imaginera en Vico y Nietzsche
-Pier Paolo Ottonello, Rosmini y Vico:la "filosofia italiana"
-Pier Paolo Ottonello, Vico en Sciacca
-Antonio-Enrique, Perez-Luno, Giambattista Vico y el actual debate sobre la argumentatcion juridica
-Leon Pompa, La funcion del Legislador en Giambattista Vico
-Donald Phillip Verene, Comentario a la "Reprension de la metafiosica de Renato Descartes, Benito Espinosa y Juan Locke". Un anadido a la Ciencia Nueva
-Vincenzo Vitiello, Vico: entre historia y naturaleza
-Amparo Zacares, El universo de la precision. Galileo vs. Vico

Saturday, June 19, 2004

UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Filosofía y Humanidades
Departame n t o de L i t e r a tur a

TEORÍA DEL DISCURSO
Profesor Francisco Aguilera
Ayudante Paz Aburto

Selección de “Principios de una Ciencia Nueva sobre la Naturaleza
Común de las Naciones” de Giambattista Vico1

LIBRO I
Del Establecimiento de los Principios
IDEA DE LA OBRA
Explicación del grabado propuesto en el frontispicio, que sirve de introducción a la
obra.
6.- El mismo rayo va del pecho de la Metafísica a la estatua de Homero, primer autor
gentil que ha llegado a nosotros, porque gracias a la Metafísica (la cual está constituida
desde su origen sobre una historia de las ideas humanas desde que los hombres
comenzaron a pensar humanamente) tenemos acceso a las toscas mentes de los primeros
fundadores de las naciones gentiles, dotados de sentidos muy fuertes y fantasías
vastísimas; por esto mismo no tenían más que la única facultad, enteramente confusa y
absurda, de poder usar la mente y la razón humanas; y en lugar de aquellos principios de
la poesía que han sido supuestos hasta ahora, se hallarán, no ya otros distintos, sino
otros opuestos dentro de los principios, ocultos por las mismas razones, de la sabiduría
poética, o sea, de la ciencia de los poetas teólogos, ciencia que sin duda fue la primera
sabiduría del mundo gentil. {...} (p. 26)
7.- {...} Pues, gracias a los principios de Mitología aquí descubiertos, que siguen a los
principios de la poesía también nuevos, se demuestra que las fábulas han sido
verdaderas y severas historias de las costumbres de los antiguos pueblos de Grecia y,
ante todo, que las fábulas referentes a los dioses fueron historias de los tiempos en que
los hombres de la más tosca humanidad gentil creyeron que todas las cosas necesarias o
útiles al género humano eran deidades; poesía de la que fueron autores los primeros
pueblos, pueblos de todos los poetas teólogos que, sin duda, nos cuentan la fundación de
las naciones gentiles con las fábulas de los dioses. Aquí, con los principios de esta
nueva arte crítica se va a ir predicando en qué determinados tiempos y particulares
ocasiones de humanas necesidades o conveniencias, experimentadas por los primeros
hombres de la gentilidad, fueron imaginando primero unos y luego otros dioses, con las
espantosas religiones que ellos fingieron y creyeron; Teogonía natural o generación de
1 Vico, Giambattista, Principios de una Ciencia Nueva sobre la Naturaleza Común de las Naciones,
Aguilar, Buenos Aires, Argentina, traducción del italiano, prólogo y notas de Manuel Fuentes Benot,
cuatro volúmenes. (selección y notas por Vicente Bernaschina Schürmann, ayudante becario.)
los dioses, que naturalmente formada en la mente de aquellos primeros hombres dé una
cronología razonada de la historia poética de los dioses. Las fábulas heroicas fueron
verdaderas historias de los héroes y de sus heroicas costumbres, las cuales han florecido
en todas las naciones durante el tiempo de su barbarie; de suerte que los dos poemas de
Homero son dos grandes tesoros de descubrimientos sobre el derecho natural de las
gentes griegas cuando eran bárbaras. {...} (pp. 27-28)
9.- {...} ...por uniformidad de ideas entre los orientales, egipcios, griegos, latinos y otras
naciones gentiles, surgió a la par la religión de los Júpiter. En efecto, al cabo de cierto
tiempo después del diluvio, se comprende que el cielo debió relampaguear y tronar, y
por rayos y truenos cada pueblo comenzó a preguntar a su Júpiter los auspicios... {...}
(pp. 30-31)
14.- {...} ...los padres de las primeras gentes fueron los primeros fuertes de la historia;
donde se encuentran los Hércules fundadores de las primeras naciones gentiles (...); así,
pues, tales Hércules sometieron las primeras tierras del mundo y las hicieron
cultivables. Por esto los primeros padres de las naciones gentiles, que eran justos por su
piadosa creencia de observar los auspicios, los cuales creían ser órdenes divinas de
Júpiter (de Ious, como era llamado éste entre los latinos, viene el antiguo ious, derecho,
que después, contraído se dijo ius; da ahí que la justicia, entre todas las naciones, sea
enseñada naturalmente con la piedad), eran también prudentes, por los sacrificios
hechos para procurar comprender los auspicios y asegurarse bien así de lo que debían
hacer en la vida por orden de Júpiter. {...} (pp.34-35)
18.- {...} Y este esquema de las repúblicas está fundado sobre los dos principios eternos
de este mundo de naciones, que son la mente y el cuerpo e los hombres que las
componen. Por ello, constando los hombres de estas dos partes, una de las cuales es
noble y como tal debe mandar, y la otra vil y debe servir, (...) la divina providencia
ordenó así las cosas humanas según este orden externo: que en las repúblicas, aquellos
que usan de la mente gobiernen y los que usan del cuerpo obedezcan. {...} (p. 40)
21.- Delante del arado hay una tablilla con un alfabeto latino antiguo (el cual narra
Tácito, fue semejante al antiguo griego) y más abajo el alfabeto último que ha llegado a
nosotros. Denota el origen de las lenguas y de las letras vulgares, que aparecieron
mucho después de al fundación de las naciones y bastante más tarde que las lenguas;
{...} (p. 42)
22.- La tablilla está muy cerca del arado y bastante alejada del timón2, para significar el
origen de las lenguas nativas, que se formaron cada una de ellas en sus propias tierras
cuando la suerte reunió a los fundadores de las naciones que habían estado, como se ha
dicho, esparcidos y dispersos por la gran selva de la tierra; con estas lenguas nativas,
mucho tiempo después, se mezclaron las lenguas orientales, egipcias o griegas, debido a
las transmigración de los pueblos por las costas del Mediterráneo y del Océano indicada
antes. Aquí hay otros principios de etimología (sobre los que se hacen muchos ensayos
a lo largo de la obra) por los que se distinguen los orígenes de las voces nativas de
aquellas que son de indudable origen extranjero, con esta importante diferencia: que la
2 Nota explicativa: Esto es porque, en pocas palabras, según Vico, el arado simboliza el nacimiento de las
culturas y de los “primeros altares”, en contraposición al timón, que representa la transmigración de los
pueblos a través de la navegación, que eran, en un principio, hombres impíos, fámulos, infames, lo que
resulta incompatible con los primeros fundadores.
etimología de las lenguas nativas es historia de las cosas significadas por estas palabras,
siguiendo este orden natural de ideas: primero fueron las selvas, luego los campos
cultivados y las chozas, después las casas pequeñas y las villas, de ahí la ciudad; y por
último, las academias y los filósofos (orden en el que las lenguas han debido ir
progresando desde los orígenes); y la etimología de las lenguas extranjeras es una mera
historia de las voces que una lengua ha recibido de la otra3.
31.- Así esta nueva Ciencia o Metafísica, meditando, a la luz de la providencia divina,
sobre la común naturaleza de las naciones, y habiendo descubierto los orígenes de las
cosas divinas y humanas entre las naciones gentiles, establece un sistema del derecho
natural de las gentes, que procede con suma igualdad y constancia por las tres edades
que los egipcios dijeron haber recorrido a través de todo el tiempo del mundo, o sea: la
edad de los dioses, en la que los gentiles creyeron vivir bajo los gobiernos divinos y que
todo les era ordenado por los auspicios y oráculos, que constituyen las cosas más
antiguas de la historia profana; la edad de los héroes, en la que estos reinaron en todas
partes mediante repúblicas aristocráticas, por juzgar que había una diferencia entre ellos
y los plebeyos; y, por último, la edad de los hombres, en la que todos reconocieron ser
iguales en cuanto a su naturaleza humana, naciendo así, primero, las repúblicas
populares, y luego, la monarquía, formas ambas de gobiernos humanos, como poco
antes hemos dicho. (p. 54)
32.- En relación con esto tres tipos de naturalezas y gobiernos, se hablaron tres especies
de lenguas, que componen el vocabulario de esta Ciencia; la primera, en el tiempo de
las familias, cuando los hombres hacía poco que se habían humanizada; la cual fue una
lengua muda, mediante signos u objetos que tenían relación natural con las ideas que
querían significar; la segunda se habló para las hazañas heroicas, o sea, mediante
semejanzas, comparaciones, imágenes, metáforas y descripciones naturales, que forman
la mayor parte de la lengua heroica, halada en el tiempo en que reinaron los héroes; la
tercera fue la lengua humana, mediante voces convenidas por los pueblos y de la cual
estos son señores absolutos. (...) Estas son justamente las tres lenguas que decían los
egipcios haber sido habladas en su mundo, correspondientes, tanto en el número como
en el orden, a las tres edades que en ese mundo habían tenido lugar: la jeroglífica,
sagrada o secreta, mediante actos mudos, conveniente a la religión, a la que le importa
más ser observada que comentada; la simbólica, o mediante semejanzas, la cual, según
dije hace poco, había sido la heroica; y, finalmente, la epistolar op vulgar, que les servía
para los usos vulares de la vida. {...} (p. 54-55)
33.- Aquí se ponen en claro los principios de las lenguas y de las letras, de los que la
Filología ha desesperado hasta ahora, (...). La causa esdichada de tal resultado consiste
en que los filólogos han creído que en las naciones han nacido primero las lenguas y
luego las letras, cuando por el contrario (...), letras y lenguas nacieron gemelas y
caminaron a la par en todas y cada una de las tres clases. {...} (p. 56)
DEL ESTABLECIMIENTO DE LOS PRINCIPIOS
Anotaciones a la tabla cronológica en la que se disponen las materias
(La siguiente sección comienza a exponer la tabla cronológica de los principios de las naciones gentiles,
desde la más antigua, que según Vico son los caldeos, en adelante. El autor reserva la primera columna
a los hebreos, puesto que –por presiones religiosas- es la nación original y que obtuvo la revelación
3 Siguiendo este razonamiento, a Vico le importará la búsqueda de lo que las palabras significan en la
lengua nativa, en pos de un referente externo, que se instala claramente en la cultura y por consiguiente en
la historia de las ideas humanas que permitirán al hombre acceder a la Metafísica.
divina en forma directa. También explica el desarrollo de las tres edades y sus tres lenguas
correspondientes, pero, realizando la salvedad de que estas tres edades no son necesariamente sucesivas,
sino que coexisten, a veces, en los hombres.)
51.- {...} De ahí se deriva que la primera ciencia que ha de ser establecida sea la
Mitología o interpretación de las fábulas (ya que, según se verá, todas las historias
gentiles tienen orígenes fabulosos) y que las fábulas fueron las primeras historias de
estas naciones. Con este método se han de hallar los principios de las naciones y
también los de las ciencias, cuyos rudimentos fueron alcanzados por estos pueblos por
las necesidades públicas o por la utilidad, y posteriormente se perfeccionaron mediante
las reflexiones de ciertos hombres inteligentes. Por la Mitologías, pues, debe comenzar
la Historia Universal, que todos los doctos dicen carece de principios. (p. 76)
52.- Para hacer esto, nos ayuda mucho la antigüedad de los egipcios, pues conservaron
dos grandes vestigios no menos maravillosos que sus pirámides y que son dos magnas
verdades filológicas. Una de ellas ha sido referida por Heródoto, y es que los egipcios
redujeron todo el tiempo anterior a ellos a tres edades: la primera, la de los dioses; la
segunda, la de los héroes, y la tercera, la de los hombres. La otra es que se habían
hablado durante este tiempo y en este mismo orden tres lenguas: la primera, la
jeroglífica o de caracteres sagrados; la segunda, simbólica o de caracteres heroicos; la
tercera, epistolar o de caracteres convenidos por los pueblos... (p. 76)
DE LOS ELEMENTOS
( En esta sección el autor dispone “axiomas o dignidades filosóficas y filológicas, unos pocos postulados
discretos y razonables y algunas definiciones claras” que animarán lo que la Ciencia, que aquí se
propone, “razona sobre la naturaleza común de las naciones.” (p. 128) Es por esta razón que en los
siguientes fragmentos quizás no encontremos explicación o comentario alguno del por qué se dice lo que
se dice.)
120.- El hombre, por la naturaleza indefinida de su mente, cuando esta yace en la
ignorancia, se erige en regla del universo. (p. 129)
122.- Es otra propiedad de la mente humana que en los casos en que los hombres no
pueden hacerse una idea de las cosas lejanas y desconocidas, las juzgan según las cosas
conocidas y presentes. (p. 130)
137.- Los hombres que no conocen la verdad de las cosas procuran atenerse a lo cierto,
pues no pudiendo satisfacer el entendimiento con la ciencia, descansan al menos la
voluntad en la conciencia. (p. 134)
142.- El sentido común es un juicio privado de reflexión, sentido de modo común por
toda una clase, pueblo o nación, o por todo el género humano.4 (p. 136)
144.- Las ideas uniformes nacidas en pueblos desconocidos entre sí deben tener un
fondo común de verdad. (p. 136)
145.- Este axioma es un magno principio que establece que el sentido común es el
criterio enseñado a las naciones por la divina providencia para establecer lo cierto en el
4 En esta dirección, el sentido común no tiene mucha relación con el concepto que adosamos a la
expresión hoy en día –ya que carece de reflexión, o sea, es intuitivo o natural-, sino que apunta a ciertos
elementos, o formas de pensamiento que aparecen en diferentes pueblos. En otras palabras, va más allá de
lo cultural o convencional, sino que apunta a lo que en la actualidad podríamos establecer como modelos
o diseños mentales. (El siguiente axioma ayuda a clarificar esta aclaración, ver 144- 145)
derecho natural de las gentes; esta certeza la alcanzaron comprendiendo la unidad
sustancial de este derecho en el que todos conviven con algunas modificaciones. En esto
se funda el diccionario mental, que da los orígenes de todas las lenguas articuladas, y
establece la historia ideal eterna, de la que salen las historias temporales de todas las
naciones. (p. 136)
147.- La naturaleza de las cosas no es sino su nacimiento en un tiempo determinado y
con determinadas circunstancias; permaneciendo estas iguales nacen siempre cosas
iguales y no distintas. (p. 137)
148.- Las propiedades de los sujetos {objetos, cosas} deben ser producidas por las
modificaciones o circunstancias en que las cosas han nacido; por lo que estas nos
pueden atestiguar que la naturaleza o el conocimiento {nacimiento} de estas cosas fue
uno determinado y no otro.5 (p. 138)
151.- Las lenguas vulgares deben ser los testimonios más autorizados de las costumbres
antiguas de los pueblos, usadas en el tiempo en que se formaron las lenguas. (p. 138)
152.- Una lengua de una nación antigua conservada en vigor hasta que llega a su
perfección, debe ser una gran testimonio de las costumbres de las primeras épocas del
mundo. (p. 139)
161.- Es necesario que haya en la naturaleza de las cosas humanas una lengua mental
común a todas las naciones, que comprenda de modo uniforme el fundamento de lo
perteneciente a la vida human sociable y explique las distintas modificaciones que
puedan sufrir estas cosas según sus diversas características; esto lo experimentamos en
los proverbios, que son máximas de sabiduría vulgar sustancialmente idénticas en todos
los países antiguos y modernos, y expresadas en muy diversas formas. (p. 142-143)
162.- Esta lengua es la propia de esta Ciencia. Con su luz, si los doctos de las lenguas la
tienen en cuenta, podrán formar un vocabulario mental6 común a todas las diversas
lenguas articuladas, muertas y vivas. {...} (p. 143)
173.- (El autor vuelve a reiterar el legado egipcio de las tres edades y de las tres lenguas
correspondientes, sin establecer variación alguna ni entregar datos nuevos.) (p. 147)
174.- Homero, en cinco lugares de sus dos poemas que más adelante se citan (nota al pie
del libro: V. Nº 437), menciona una lengua más antigua que la suya, la cual fue sin duda
heroica, y la llama “lengua de los dioses”. (p. 147-148)
175.- Varrón tuvo la diligencia de recoger treinta mil nombres de dioses (pues tantos
contaron los griegos), nombres que se relacionaban con otras tantas necesidades de la
vida natural, moral, económica o civil de los primeros tiempos. (p. 148)
176.- Estos tres axiomas establecen que el mundo de los pueblos comenzó en todas
partes por las religiones. Este será el primero de los tres principios de esta Ciencia.
5 Estos dos axiomas están íntimamente relacionados en la forma de conocimiento del ser humano, ya que
establecen que la naturaleza de las cosas se debe a su propio nacimiento, por lo tanto, al momento del
conocimiento por parte del ser humano, en un tiempo y circunstancias determinadas. En otras palabras, al
momento en que el ser humano establece la diferencia entre estas y su propia interioridad, cuando las
configura de determinada forma en su aparato cognitivo. Es por esto que, a su vez, el segundo axioma
(148) señala que estas propiedades inseparables, al estar imbricadas fuertemente a las circunstancias
determinadas, se puede atestiguar que el nacimiento o conocimiento fue uno determinado y no otro.
6 Observando el desarrollo de la idea de lengua o vocabulario mental, es necesario aclarar que no alude a
lo que nosotros entendemos como tal, sino que se refiere a una relación práctica, a una sabiduría que está
en directa relación con el medio, con los referentes, pero que, más allá y a pesar de la expresión, se
observe y se comprenda claramente su contenido.
180.- Los hombres, ignorantes de las causas que producen las cosas, cuando no pueden
explicarlas, siquiera sea por cosas semejantes, confieren a las cosas su propia
naturaleza, como cuando el vulgo dice, por ejemplo, que el imán Srta. Enamorado del
hierro. (p. 149)
181.- Este axioma es una pequeña parte del primero, según el cual la mente humana,
debido a su naturaleza indefinida, cuando yace en la ignorancia, se constituye en regla
del universo para todo lo que ignora.7 (p. 149-150)
184.- El asombro es hijo de la ignorancia; y cuanto más grande es el efecto admirado,
tanto más crece en proporción el asombro. (p. 150)
185.- La fantasía es tanto más fuerte cuanto más débil es el raciocinio. (p. 151)
186.- La labor más sublime de la poesía es dar sentido a las cosas insensibles, y es una
propiedad de los niños el tomar las cosas inanimadas entre sus manos y, jugando,
hablarles como si estas fueran personas vivas.(p. 151)
187.- Este axioma filológico-filosófico prueba que los hombres de la infancia del
mundo fueron por naturaleza poetas sublimes. (p. 151)
189.- La curiosidad, propiedad connatural al hombre, hija de la ignorancia que engendra
la ciencia abriendo nuestra mente al asombro crea este hábito: que cuando observa
algún extraordinario efecto en la naturaleza, como un cometa, un parhelio o estrella de
mediodía, pregunta inmediatamente qué quiere decir tal cosa o qué significa. (p. 152)
199.- Los primeros sabios del mundo griego fueron los poetas teólogos {...} (p. 155)
200.- {...} ...todas las naciones gentiles, ya que todas tuvieron su Júpiter y su Hércules,
fueron poéticas en sus principios, y que la primera poesía que nació fue la divina y
después la heroica. (p. 155)
204.- La mente humana se complace por naturaleza con lo uniforme. (p. 156)
205.- Este axioma a propósito de las fábulas es confirmado por la costumbre que tiene
el vulgo de fingirlas sobre hombres famosos en un sentido u otro, y en una u otra
circunstancia y que corresponden al modo de ser de estos. Fábulas que son verdades
ideales en conformidad al mérito de los que son objeto de la ficción. Y son falsas de
hecho, en tanto que no se hace realizar a estos hombres aquello de que son dignos. De
tal modo que, si bien se piensa, la verdad poética es una verdad metafísica, frente a la
cual la verdad física que no se conforma con aquella, debe ser tenida por falsa. De esto
deriva esta importante consideración de manera poética: el verdadero capitán de la
guerra es el Godofredo que finge Torcuato Tasso; y todos los capitanes que no se
conforman en todo y por todo con Godofredo no son verdaderos capitanes de la guerra.8
(p. 156-157)
7 Estos dos axiomas permiten entender dos elementos principales, que son en una primera instancia la
configuración y aprehensión de “las cosas” (referentes) en las distintas lenguas, mediante la atribución de
cualidades humanas a estas (catacresis); y por otro lado, lo que permitirá comprender lo que
posteriormente Hegel denominará “conciencia desdichada”, al señalar que el ser humano se configura del
tamaño de la existencia o configura la existencia de su mismo tamaño (“Yo soy”). En esta dirección
también lo podemos entender en la Grecia clásica a través de Protágoras y los sofistas: “El hombre es la
medida de todas las cosas”.
8 Hay que considerar que Vico es italiano, por lo que utiliza un ejemplo sacado de Italia, que alude a la
configuración de un arquetipo universal o general que es contenido en la configuración poética más allá
del simple personaje fingido, que en el caso de España puede ser el Cid, como en el de Francia, Roldán o
206.- Es propio de la naturaleza de los niños el denominar con las ideas y los nombres
de los hombres, mujeres o cosas que han conocido por vez primera a los hombres,
mujeres o cosas que guardan con aquellos alguna relación. (p. 157)
209.- Y estos axiomas nos dan los principios de los caracteres poéticos9, que
constituyen la esencia de las fábulas. El primero, demuestra la inclinación natural del
vulgo a fingirlas y a fingirlas con decoro. El segundo, que los primeros hombres, como
niños del género humano, no siendo capaces de formar géneros inteligibles de las cosas,
tuvieron por necesidad natural que fingir caracteres poéticos, los cuales son géneros o
universales fantásticos, para reducir a ellos, como a modelos verdaderos o a retratos
ideales, todas las especies particulares semejantes a cada uno de los géneros. Semejanza
por la que las fábulas antiguas no se podían fingir sin decoro. Así, lo egipcios, reducían
todos los inventos útilres o necesarios al género humano, los cuales son efectos
particulares de sabiduría civil, al género del “sabio civil” que en su imaginación
encarnaba en Hermes Trismegisto, porque no sabían abstraer el género inteligible de
“sabio civil” y menos aún la forma de sabiduría civil, aun cuando fuera poseída por
ellos. {...} (p. 157-158)
210.- Este último axioma a continuación de los antecedentes es el principio de las
verdaderas alegorías poéticas, que daban a las fábulas significados unívocos, no
análogos, a partir de diversos casos particulares comprendidos bajo sus géneros
poéticos. Se las llamó por eso diversoloquia, es decir, lenguajes que comprenden en un
concepto general diversas especies de hombres, hechos o cosas. (p. 158-159)
211.- En los niños la memoria es muy vigorosa; de ahí que su fantasía sea vívida en
exceso, pues esta no es sino memoria dilatada o compuesta. (p. 159)
212.- Este axioma es el principio de la evidencia de las imágenes poéticas que debió
formar el mundo en su infancia. (p. 159)
213.- Lo que los hombres no reciben de la naturaleza en algún aspecto, lo alcanzan por
industria mediante un obstinado esfuerzo; pero en la poesía es imposible de hecho
lograr con industria lo que no da la naturaleza. (p. 159)
214.- Este axioma demuestra que los primeros poetas lo fueron por naturaleza, pues la
humanidad gentil fue fundada por la poesía y de ella surgieron todas las demás artes. (p
159)
215.- Los niños imitan con gran maestría, por ello puede observarse cuánto se divierten
imitando todo lo que son capaces de comprender. (p. 159)
224.- Los primeros autores orientales, egipcios, griegos y latinos, así como los bárbaros
modernos, primeros escritores en las lenguas nuevas de Europa, fueron poetas. (p. 162)
225.- Los mudos se explican por medio de acciones o cuerpos que tienen relación
natural con las ideas que quieren significar. (p. 162)
Roland, etc. Lo importante está en la transmisión ejemplar de un elemento no necesariamente
conceptualizado determinantemente, pero que activa o se corresponde a ciertos universales.
9 Nota del libro: “Caracteres poéticos son para Vico las personificaciones míticas de las que ha hablado en
el número 205. V. También los números 412-427
226.- Este axioma es el principio de los jeroglíficos10, con los que hablaron todas las
naciones en su primera barbarie. (p. 162)
227.- El mismo es también el principio de la lengua natural, que {...} fue alguna vez
hablada en el mundo. {...} A esta habla natural debió suceder la elocución poética por
medio de imágenes, semejanzas, comparaciones y propiedades naturales. (p. 162-163)
231.- Las lenguas deben haber comenzado por voces monosilábicas; lo mismo que
ahora los niños; en la actual abundancia de lenguas articuladas, y cuando tienen muy
débiles las fibras del órgano necesario para articular el habla, empiezan a hablar con
monosílabos. (p. 164)
234.- {...} ...las ideas y las lenguas se formaron al mismo tiempo. (p. 164)
236.- La mente humana se inclina naturalmente a contemplarse en el cuerpo y muy
difícilmente a comprenderse a sí misma por medio de la reflexión. (p. 165)
237.- Este axioma nos ofrece el principio universal de la etimología en todas las
lenguas, en las cuales los vocablos pasan de significar cuerpos y propiedades de los
cuerpos a significar las cosas de la mente y el alma. (p. 165)
DE LOS PRINCIPIOS
331.- Pero en esta noche tenebrosa por la que está cubierta nuestra lejanísima
antigüedad, aparece una luz eterna que no se oculta, una verdad que no se puede poner
en modo alguno en duda: este mundo civil ha sido hecho ciertamente por los hombres,
por lo cual se puede y debe hallar sus principios en las modificaciones de nuestra propia
mente. Debe causar asombro a todo el que reflexione sobre esto el que todos los
filósofos intentaron alcanzar la ciencia del mundo natural, ciencia que solo puede tener
Dios que lo hizo; y que descuidaron pensar sobre el mundo de las naciones, o sea, el
mundo civil, del cual, por haber sido hecho por los hombres, los hombres podían tener
ciencia. Este extravagante efecto proviene de aquella miseria de la mente humana que
señalamos en los Axiomas, pues, estando inmersa y sepultada en el cuerpo, se inclina
naturalmente a sentir las cosas del cuerpo y ha de poner en juego mucho esfuerzo para
entenderse así misma, lo mismo que el ojo corporal, viendo todos los objetos fuera de
sí, tiene necesidad de un espejo para verse a sí mismo. (p. 200)
DEL MÉTODO
342.- Por esta razón esta Ciencia, en uno de sus principales aspectos, debe ser una
teología civil razonada de la providencia divina, que hasta ahora parece haber fallado.
Pues los filósofos hasta aquí o de hecho la han desconocido, como los estoicos y
epicúreos que defienden, estos, un ciego concurso de átomos y aquellos, una sorda
cadena de causas y efectos que determina las acciones de los hombres; o la han
considerado sólo en el orden de las cosas naturales, por lo cual llamaban “teología
10 Recuérdese que Vico no se refiere meramente a los jeroglíficos egipcios, sino que utiliza el concepto
desde su etimología, lo que lo relaciona directamente con caracteres sagrados, provenientes de lo divino y
por eso expresión de una edad divina. Relacionando esto con la siguiente sentencia (227), se nos permite
entender también la relación de los jeroglíficos con los medios de expresión de las primeras estructuras y
configuraciones mentales de la aprehensión del mundo circundante y de sus fenómenos. (Desde esta
perspectiva, las pinturas rupestres también podrían agruparse bajo el concepto de jeroglífico debido a que
resultan intentos de comunicación y plasmación o representación de los poderes divinos sobre el mundo
natural.)
natural” a la Metafísica, en la que estudiaban este atributo divino y lo confirmaban por
el orden físico observado en los movimientos de lo cuerpos, como esferas, o elementos,
y en la causa final deducida de otras cosas naturales de menor importancia. Es, sin
embargo, en la economía de las cosas civiles donde hubieron debido pensarla en toda la
propiedad de la palabra, por lo que la providencia fue llamada “divinidad”, de divinari,
“adivinar”, es decir, entenderla como lo oculto al hombre, el porvenir, o lo oculto del
hombre, la conciencia; {...} Esta ciencia, por todo esto, debe ser una demostración, por
así decirlo, del hecho histórico del as órdenes que ella (divina providencia) ha dado a la
gran ciudad del género humano, sin previsión ni decisión humana alguna y muy
frecuentemente contra los mismos propósitos de los hombres. Por tanto, aunque este
mundo haya sido creado en un tiempo particular, sin embargo, las leyes que la
providencia ha puesto en él son universales y eternas. (p. 210-211)
347.- Para hallar estas naturalezas de las cosas humanas esta Ciencia procede mediante
el severo análisis de los pensamientos humanos sobre las necesidades o utilidades de la
vida social. {...} Por ello, en uno de sus principales aspectos, esta Ciencia es una
historia de las ideas humanas, sobre las que debe proceder la metafísica de la mente
humana: esta reina de las ciencias, por el axioma que dice: “las ciencias deben
comenzar donde comienza su materia”, empezó cuando los hombres empezaron a
pensar humanamente y no cuando los filósofos empezaron a reflexionar sobre las ideas
humanas. {...}(p. 214)
LIBRO II
De la Sabiduría Poética, I
1.-PROLEGÓMENOS
363.- En este libro se mostrará que lo que primero sintieron acerca de la sabiduría
vulgar los poetas, fue después entendido por los filósofos en su sabiduría refleja; de tal
modo que pueden ser llamados aquellos el sentido y estos el entendimiento del género
humano. Por los cual es verdadero de modo general {...} que la mente humana no
entiende ninguna cosa de la cual no le hayan dado antes los sentidos un motivo
(“ocasión, según dicen los metafísicos de hoy). Ella usa el entendimiento cuando de las
cosas sentidas recoge alguna cosa que no cae bajo los sentidos; a lo cual llamaron
propiamente los latinos intelligere. (p. 11)
1.1.- DE LA SABIDURÍA EN GENERAL
364.- Ahora, antes de razonar sobre la sabiduría poética es menester ver de modo
general qué cosa sea esta sabiduría. Es sabiduría la facultad que rige todas las
disciplinas por las que se adquieren todas las ciencias y artes con que cuenta la
humanidad. Platón define la sabiduría como lo que “perfecciona al hombre”11. El
hombre no es otra cosa, en su ser propio de hombre, que mente y ánimo, es decir,
entendimiento y voluntad. La sabiduría debe desarrollar en el hombre estas dos partes, y
la segunda antes que la primera, de suerte que la mente, iluminada por el conocimiento
de las cosas más altas, induzca al ánimo a la elección de las cosas mejores. {...} (p. 14)
1.2.- PROPOSICIONES Y DIVISIONES DE LA SABIDURÍA POÉTICA
11 Nota del libro: Primer Alcibíades, 124, s.
367.- Como la metafísica es la ciencia sublime que proporciona sus sujetos a las
ciencias llamadas “subalternas”, y como la sabiduría de los antiguos fue la de los poetas
teólogos, que sin duda fueron los primeros sabios de los gentiles, según se ha
establecido en los Axiomas, y así mismo, como los orígenes de todas deben ser
naturalmente groseros, debemos, por todo ello, dar comienzo a la sabiduría poética por
su metafísica, de la que, como de un tronco, se derivan, por una rama, la lógica, lo
moral, la economía y la política poéticas; y por otra rama la física, la cual es madre de la
cosmografía y, por tanto, de la astronomía, que garantiza la certeza de sus dos hijas, la
cronología y la geografía. {...} (p. 17)
368.- Así esta Ciencia viene a ser una historia de las ideas, costumbres y hechos del
género humano. {...} (p. 18)
2.- METAFÍSICA POÉTICA
2.1.- DE LA METAFÍSICA POÉTICA, QUE DA LOS ORÍGENES DE LA POESÍA, DE LA
IDOLATRÍA, DE LA ADIVINACIÓN Y DE LOS SACRIFICIOS
374.- Los filósofos y los filólogos deberían empezar a estudiar la sabiduría de los
antiguos gentiles por estos primeros hombres estúpidos, insensatos y brutos horribles,
esto es, por los gigantes, tomados en su verdadera acepción.12 {...} Y deberían empezar
por la metafísica, en cuanto que toma sus argumentos no de fuera, sino en las
modificaciones de la mente que la piensa, pues este mundo de naciones, según
indicamos antes, ha sido hecho por los hombres y en ellos hay que buscar los principios;
y la naturaleza humana, en cuanto es común con la de los animales, tiene esta
propiedad: que los sentidos son las únicas vías por las que ella conoce las cosas. (p. 26)
375.- Por esto, la sabiduría poética, que fue la primera sabiduría de los gentiles, debió
empezar por una metafísica no razonada ni abstracta, como es ahora la de los instruidos,
sino sentida e imaginada, como debió ser la de aquellos primeros hombres, de raciocinio
nulo, de robustísimos sentidos y muy vigorosa fantasía, según establecido en los
Axiomas. Fue esta su poesía, facultad connatural en ello (pues están dotados
naturalmente de tales sentidos y de semejantes fantasías), nacida de su propia ignorancia
de las causas, lo que hacía que se maravillaran de todo y todo lo admiraran, como se
indico en los Axiomas. Esta poesía fue primero divina, pues al mismo tiempo que ellos
imaginaban que las causas de las cosas que sentían y admiraban eran dioses {...}; al
mismo tiempo, decíamos, daban a las cosas admiradas el ser sustancial de sus propias
ideas, lo que justamente corresponde a la naturaleza de las niños, los cuales, según se
propuso en un axioma, toman entre sus manos cosas inanimadas y se divierten y hablan
con ellas como si fueran personas vivas. (p. 26-27)
376.- De este modo, los primeros hombres de las naciones gentiles, como niños del
naciente género humano, {...} creaban las cosas según sus ideas, con una infinita
diferencia, sin embargo, con respecto a la creación de Dios. Pues Dios, en su purísimo
entendimiento conoce las cosas, y conociéndolas las crea; ellos, por su enorme
ignorancia, lo hacían gracias a una fortísima fantasía. Y por ser fortísima lo hacían con
maravillosa sublimidad. Y tal y tanta era que perturbaba en exceso a los mismos que,
imaginando estas cosas, las creaban. Fueron llamados por esto “poetas”, que es lo
12 Vico establece que en la antigüedad existieron, antes de los hombres que conocemos, una raza de
gigantes, descendientes directos de los hijos de Noé –Cam, Jafet y Sem-, quienes se alejaron de toda
civilización y de la religión, para arrastrarse por el barro, desde los que surgen con posterioridad los
pueblos gentiles.
mismo, en griego, que “creadores”. Esta son las tres misiones que debe realizar la gran
poesía, es decir, hallar fábulas sublimes proporcionadas al entendimiento popular, que
estas muevan el ánimo para obtener el fin que se ha propuesto, enseñar al vulgo a obrar
virtuosamente como los poetas se enseñaron a sí mismos; {...} (p. 27-28)
377.- Estas naturalezas debían tener los primeros autores de la humanidad gentil cuando
–doscientos años después del diluvio en el resto del mundo y ciento en Mesopotamia,
según se dijo en algún postulado {...}- el cielo, por fin tronó y fulguró con sonido
espantable, como debió ocurrir la primera vez que tuvo lugar en el aire un tan violento
fenómeno. Aquellos pocos gigantes {...} espantados y atónitos por el gran efecto del
que no sabían la causa, alzaron los ojos y se dieron cuenta del cielo. Y como es propio
de la mente humana que en un caso semejante atribuya al efecto su propia naturaleza
{...}, y su naturaleza era, en aquel estado, de hombres de fuerza corporal que
expresaban sus violentísimas pasiones aullando y rugiendo, imaginaron que el cielo era
un gran cuerpo animado y le llamaron Júpiter; {...} suponiendo que con el resplandor de
los relámpagos y el fragor de los truenos quería decir algo. Así comenzó a desarrollarse
la curiosidad natural, que es la hija de la ignorancia y la madre e la ciencia, a la cual
engendra suscitando el asombro en la mente del hombre, según se la ha definido en los
Elementos. Esta naturaleza subsiste aún en el vulgo, que cuando ve un cometa o un
parhelio o cualquier otra cosa curiosa en la naturaleza y particularmente en el cielo,
siente súbita curiosidad y pregunta con ansia lo que significa aquello, según se expresa
en un axioma; y cuando admira los efectos notables del imán y del hierro dice, en esta
edad de mentes aguzadas y eruditas por la filosofía, que el imán siente una oculta
simpatía por el hierro, y hace de este modo, de toda la naturaleza un vasto cuerpo
animado que experimenta pasiones y afectos. (p. 28-29)
378.- Pero como actualmente (debido a la naturaleza de nuestras mentes humanas, muy
apartadas de los sentidos, aun el mismo vulgo, por las numerosas abstracciones de que
están llenas las lenguas, por tantos vocablos abstractos, y muy sutilizadas por el arte de
escribir, y casi espiritualizadas con la práctica de los números) no podemos formar la
vasta imagen de aquella mujer que llaman Natura simpatetica (mientras la pronuncian
con la boca nada tienen en la mente, pues su mente está en lo falso, y esto nada es, y no
se ven socorridos tampoco por la fantasía para poder formar su falsa y vastísima
imagen); por ello no podemos ahora penetrar en la imaginación de aquellos primeros
hombres, cuyas mentes nada habían abstraído, por nada estaban sutilizadas y por nada
espiritualizadas, pues estaban inmersas totalmente en los sentidos, oscurecidas por las
pasiones y del todo sepultadas en los cuerpos. {...} (p. 29-30)
379.- Así los primeros poetas teólogos imaginaron la primera fábula divina, la más
grande de cuantas imaginaron después, es decir, a Júpiter tonante, rey y padre de los
hombres y de los dioses; tan popular, emotiva y educativa fue que los mismos que la
imaginaron la creyeron, la temieron, reverenciaron y observaron con espantables
religiones, según veremos luego. Y por aquella propiedad de la mente humana, estos
hombres suponían que era Júpiter todo aquello que veían, imaginaban y hacían, y
supusieron que todo el universo que eran capaces de concebir y cada una de sus partes
era una substancia animada. {...} Pero para los poetas teólogos, como en seguida
veremos, Júpiter no estaba más allá de la cima de los montes. Los primeros hombres,
que hablaban por signos, creyeron, según su naturaleza, que los rayos y los truenos eran
signos de Júpiter (por lo que la “divina voluntad” fue llamada numen, de nuo, “señalar”,
con una idea sublime y digna de explicar la majestad divina), creyeron que Júpiter daba
órdenes con estos signos, que tales signos eran palabras reales y que la naturaleza era la
lengua de Júpiter. Universalmente se creyó que la ciencia de esta lengua era la
adivinación, llamada “teología” por los griegos, o sea, “ciencia de la lengua de los
dioses”. (p. 30-31)
381.- Así, conforme a lo dicho en los Axiomas sobre los principios de los caracteres
poéticos, Júpiter nació en la poesía naturalmente como un carácter poético, o como un
universal fantástico al cual reducían todas las antiguas naciones gentiles cuanto era
relativo a los auspicios, pues todas ellas debieron ser naturalmente poéticas.
Comenzaron su sabiduría poética por esta poética metafísica consistente en contemplar
a Dios en el atributo de su providencia, y por ello se llamaron “poetas teólogos” o
sabios que entendían la lengua de los dioses mediante los auspicios de Júpiter, y por ello
fueron propiamente llamados divini, en sentido de “adivino”, de divinari, que significa
“adivinar” o “predecir”. Esta ciencia fue llamada “musa”, la cual, como decíamos antes,
era definida por Homero como ciencia del bien y del mal, o sea, “adivinación” {...} Por
esta teología mística los poetas fueron llamados por los griegos mystae, lo que traduce
Horacio sabiamente por “interpretes de los dioses”13, los cuales explicaban los divinos
misterios de los auspicios y oráculos. Todos los pueblos antiguos tuvieron su sibila
versada en esta ciencia, de las cuales se cuentan hasta dioce: las sibilas y los oráculos
son las cosas más antiguas de la gentilidad. (p. 32-33)
383.- Esta generación de la poesía viene confirmada por último por esta su eterna
propiedad: su materia propia es “el improbable creíble”14, cuanto es imposible que los
cuerpos sean espíritus. {...} (p. 33)
2.2.- COROLARIOS SOBRE LOS ASPECTOS PRINCIPALES DE ESTA CIENCIA
391.- El tercer aspecto principal es una historia de las ideas humanas, que, como hemos
visto, tuvieron su principio con la consideración del cielo hacha mediante los ojos del
cuerpo. Así en la ciencia augural se llama por los romanos contemplari al observar las
partes del cielo por donde vinieron los augurios, o por donde se observaron los
auspicios, regiones que, señaladas por los augures lituos, se llamaban templa coeeli, de
donde debieron proceder entre los griegos los primeros θεωρεµατα (theorèmata) y
µαθεµατα (mathèmata), “cosas divinas o sublimes de contemplar”, aplicadas luego a
las abstracciones metafísicas y matemáticas. Esta es la historia civil de la frase
A Iove principium Musae15
así de los rayos de Júpiter, según he indicado, provino la primera musa, definida por
Homero como “la ciencia del bien y del mal”, cambiado luego por los filósofos diciendo
que “el principio de la sabiduría era la piedad”. La primera musa debió ser Urania,
contempladora del cielo para recibir los augurios y que luego pasó a significar la
astronomía, como luego se verá. {...} (p. 39-40)
3.- LÓGICA POÉTICA
3.1- DE LA LÓGICA POÉTICA
400.- Al igual que la metafísica, que considera las cosas en todos los géneros del ser, se
hace lógica en cuanto considera las cosas en todos los géneros de su significación, la
13 Nota del libro. Ad Pisones, 391.
14 Para Aristóteles y discusiones postreras: Lo verosímil.
15 Nota del libro: Virgilio, Bucól., III, 60.
poesía, que ha sido concebida por nosotros hasta ahora como una metafísica poética, por
la que los poetas teólogos imaginaron que los cuerpos eran substancias divinas, la
concebimos ahora como lógica poética mediante la cual son significadas. (p. 47)
401.- Lógica proviene de λογοζ (lógos), que primero y propiamente significó “fábula”,
que pasó al italiano como favella (lengua). La fábula griega se llama también
µυθοζ (mýthos), de donde procede el mutus latino, fábula que era mental en los
tiempos mudos, la cual según Strabón existió antes que la lengua articulada o vocal. De
ahí que λογοζ (lógos) signifique “idea” y “palabra” . Y esto fue ordenado de este modo
por la providencia divina, en aquellos tiempos religiosos, por aquella propiedad eterna,
según la cual a las religiones les es más necesario ser meditadas que habladas; esta
lengua primera debió empezar en los tiempos mudos de las naciones, como se ha dicho
en los Axiomas, por medio de signos, actos u objetos, que tuvieran alguna relación
natural con las ideas. Por ello λογοζ (lógos) o verbum significó también “hecho” entre
los hebreos y “cosa” entre los griegos... También se ve definido µυθοζ (mýthos) como
vera narratio o habla verdadera, que fue la “lengua natural” {...} Este primer lenguaje,
el de los poetas teólogos, no fue según la naturaleza de las cosas (cual debió ser de
Adán, a quien Dios concedió la divina onomatesis o imposición de nombres a las cosas
según la naturaleza de cada una de ellas), sino que fue una lengua fantástica hecha con
substancias animadas, de carácter divino la mayor parte. (p. 47-48)
402.- Júpiter, Cibeles. Berecintia o Neptuno, por ejemplo, fueron representados así por
los poetas teólogos y, con lenguaje mudo, supusieron que eran las substancias del cielo,
de la tierra, del mar, a las que imaginaban animadas, y, fiados de sus sentidos, las creían
dioses. Con estas tres divinidades, teniendo en cuenta lo dicho obre los caracteres
poéticos, explicaban todo lo perteneciente al cielo, a la tierra y al mar. Y de este mismo
modo significaban todas las otras cosas pertenecientes a cada divinidad, como todas las
flores por Flora, todas las frutas por Pomona. Esto, de modo contrario, lo hacemos
nosotros aun con las cosas del espíritu; así, de las virtudes, de los vicios, de las ciencias
y de las artes formamos ideas, casi siempre de mujeres, y reducimos a todas ellas todas
las causas, propiedades y, en fin, todos los efectos pertenecientes a cada una. Pues
cuando queremos sacar del entendimiento las cosas espirituales tenemos que auxiliarnos
con la fantasía para representárnoslas y, al modo de los pintores, fingir imágenes
humanas. Mas estos poetas teólogos no pudiendo hacer uso del entendimiento, con su
trabajo inverso y más sublime, dotaron de sentimientos y pasiones, como se ha visto, a
los cuerpos, aun a los más vastos como el cielo, tierra y mar; luego, con
empequeñecerse su fantasía y vigorizarse su abstracción, estos signos fueron tomados
por minúsculos. Y la metonimia ocultó con apariencia de sabiduría, la ignorancia de
estos orígenes de las cosas humanas hasta ahora sepultados; Júpiter se convierte en algo
tan ligero que puede ser transportado en alas de un águila; Neptuno recorre el mar sobre
una delicada carroza; y Cibeles se sienta sobre un león. (p. 48-50)
403.- Las mitologías, como lo indica su nombre, deben haber sido las lenguas propias
de las fábulas; de modo que, siendo fábulas, como se ha demostrado antes, géneros
fantásticos, las mitologías deben haber sido sus alegorías propias. Este nombre según se
observó en los Axiomas, significa diversiloquium, en cuanto que no con identidad de
proporción sino de proporcionalidad, por decirlo en términos escolásticos, las alegorías
significan las diversas especies o individuos comprendidos bajo estos géneros. Tanto es
así que deben tener una significación unívoca que comprenda una razón común a sus
especies o individuos (como Aquiles, una idea de valor común a todos los fuertes; o
Ulises, una idea de prudencia común a todos los sabios). Estas alegorías deben ser las
etimologías de los lenguajes poéticos de orígenes unívocos, así como los de las lenguas
vulgares son frecuentemente análogos. Y esto nos da también la definición de la palabra
“etimología” que es lo mismo que veriloquium, así como su lengua fue definida como
“vera narratio”. (p. 49-50)
3.2.- COROLARIOS SOBRE LOS TROPOS, MONSTRUOS Y TRANSFORMACIONES POÉTICAS
404.- Son corolarios de esta lógica poética todos los primeros tropos, de los cuales el
más luminoso y por su comienzo el más necesario es la metáfora, tanto más admirada
por dar sentimiento y pasión a las cosas insensibles debido a la metafísica antes
razonada. Los primeros poetas concibieron los cuerpos como substancias animadas,
sólo capaces de aquello que ellos mismos podían experimentar, o sea, sentimiento y
pasión, y con ellos hicieron sus fábulas. Así toda metáfora de esta índole viene a ser una
pequeña fábula. De ahí surge esta crítica sobre la época en que nacieron estas fábulas;
todas las metáforas que tienen semejanzas con los cuerpos para significar trabajos
abstractos de la mente deben pertenecer a los tiempos en que comenzaron a esbozarse
las filosofías. Y esto se demuestra así: en todas las lenguas las palabras necesarias a las
artes y a las ciencias tienen orígenes rurales. (p. 51-52)
405.- Es digno de observarse que en todas las lenguas la mayor parte de las expresiones
referentes a cosas imaginarias están tomadas del cuerpo humano y de sus partes16 y de
los sentimientos y pasiones humanas17. Así “cabeza” por cima o principio; “frente” y
“espalda” como delante y detrás; “ojos” de las viñas y “luces” para designar los
ingredientes de las casas; “boca”, toda abertura; “labio”, borde de un vaso o de otras
cosas; “diente” de arado, de rastrillo, sierra o peine; “barbas”, las raíces, “lengua” de
mar; “fauces” o “garganta” de río o montaña; “cuello” de tierra; “brazo” de río (sigue
una larga enumeración de ejemplos con “carne”, “sangre”, “corazón”, “pie”, entre otros)
{...} Todo ello está de acuerdo con este axioma: “el hombre ignorante se hace regla del
universo”, tal como en los ejemplos aducidos ha hecho de sí mismo todo un mundo.
{...} ...el hombre cuando entiende desarrolla su mente y comprende estas cosas, pero
cuando no entiende hace estas cosas de sí mismo y se transforma en ellas.
406.- Por esta misma lógica, producto de tal metafísica, los primeros poetas hubieron de
dar nombre a las cosas con las ideas más particulares y sensibles; ambas son las dos
fuentes de la metonimia18 y de la sinécdoque19. Así, la metonimia de los autores por sus
obras se origina por ser los autores más conocidos que las obras. La de los sujetos por
sus formas y propiedades se origina porque, según hemos dicho en los Axiomas, no
sabían abstraer las formas y cualidades de los sujetos. Ciertamente, el cambio de las
causas por sus efectos son otras tantas pequeñas fábulas en las que se imaginaban a las
causas vestidas con sus efectos, como son la desnuda Pobreza, la triste Vejez y la pálida
muerte.
407.- La sinécdoque se convirtió en una figura cuando se elevó lo particular a lo
universal y cuando se compusieron unas partes con otras para formar un todo. Sí
“mortales” eran llamados primero sólo los hombres, que eran los únicos que se sentían
tales. La “cabeza” indicaba “el hombre” o “la persona”, tan frecuente en el latín vulgar,
porque en el boscaje, de lejos, sólo divisaban la cabeza del hombre. Esta voz “hombre”
16 Esta figura retórica pertenece a la catacresis
17 Esta otra a la personificación.
18 Que se produce por contigüidad o cercanía.
19 Que corresponde al caso específico de “la parte por el todo o el todo por la parte”.
es abstracta, pues comprende, como un género filosófico, el cuerpo y todas sus partes, la
mente y todas sus facultades, el ánimo y todos su hábitos. (continúa con más ejemplos
específicos de la antigüedad, clarificando que el recurso era necesario para sobrellevar
las dificultades expresivas y comunicativas) {...} Sin embargo, en lo que no era sino
dificultad expresiva los gramáticos han querido ver un exceso de arte. (p. 53-55)
408.- La ironía no pudo empezar más que en los tiempos de la reflexión, pues está
formada por lo falso gracias a una reflexión que adopta una máscara de verdad20. De
aquí nace un gran principio sobre las cosas humanas, que confirma el origen de la
poesía tal como la hemos descubierto: y es que los primeros hombres de la gentilidad
siendo tan simples como niños, verídicos por naturaleza, no pudieron imaginar nada
falso en sus primeras fábulas, por lo cual debieron ser narraciones verdaderas. (p. 55)
409.- Por todo lo cual se demuestra que todos los tropos (reducibles todos a estos
cuatro) tenidos hasta ahora por ingeniosos inventos de los escritores, han sido los modos
necesarios para explicarse de todas las primeras naciones poéticas, que en su origen han
tenido toda su significación y propiedad. Mas al desarrollarse la mente humana y al
hallarse las voces que significan formas abstractas o géneros que comprenden sus
especies o que componen las partes de un todo, este lenguaje de las primeras naciones
pasó a ser figurado. Ahora se pueden combatir dos errores comunes de los gramáticos:
que el lenguaje de los prosistas es propio, e impropio el de los poetas; y que fue primero
el lenguaje en prosa y después el lenguaje en verso. (p. 55-56)
410.- Los monstruos y las transformaciones poéticas provinieron necesariamente de esta
primera naturaleza humana, que no podía abstraer las formas o las propiedades de sus
sujetos. Por ello, dada su lógica, debía componer los sujetos para componer estas
formas o destruir un sujeto para separar su forma primera de la forma contraria
introducida en él. Esta composición de ideas hizo los monstruos poéticos. {...} (p. 56-
57)
411.- La distinción de las ideas hizo la metamorfosis. {...} (p. 57)
3.4 COROLARIOS SOBRE EL ORIGEN DE LAS LENGUAS Y LETRAS; DE LOS ORÍGENES DE LOS
JEROGLÍFICOS, DE LAS LEYES, DE LOS NOMBRES, DE LAS ENSEÑAS GENTILES, DE LAS
MEDALLAS, MONEDAS Y TAMBIÉN DE LA PRIMERA LENGUA Y LITERATURA DEL DERECHO
UNIVERSAL DE LAS GENTES
428.- Ahora, a partir de la teología de los poetas, o metafísica poética, y por medio de la
lógica poética que de ella nace, vamos a investigar el origen de las lenguas y de las
letras. Sobre esto hay tantas opiniones como doctos han escrito sobre el tema {...} (p.
71-72)
429.- Pero esta dificultad fue creada por los doctos porque pensaron ser cosas distintas
el origen de las letras y el origen de las lenguas, que naturalmente van unidos. Y lo
deberían haber advertido por las palabras “gramática” y “caracteres”. En primer lugar
“gramática” se define como “arte de hablar” y γραµµατα (grámmata) son las letras, de
tal modo que habría que definirla como arte de escribir, según la definió Aristóteles, y
como de hecho, debió ser su origen, pues aquí se demostrará que todas las naciones
20 Esta explicación de la ironía resulta muy interesante desde la perspectiva de la retórica contemporánea,
considerando las reflexiones que hace Paul de Man, en Retórica de la Temporalidad (Visón y Ceguera),
al comentar especulaciones de Baudelaire sobre el tema.
hablaron primero mediante la escritura, pues fueron en principio mudas. “Caracteres”
quiere decir “ideas”, “formas”, “modelos” y ciertamente los de los poetas fueron antes
que los sonidos articulados {...}Además, si tales letras hubieran sido formas de sonidos
articulados y no signos convencionales, hubieran debido ser uniformes en todas las
naciones, según los sonidos articulados son uniformes en todas ellas. Por esto no se ha
conocido el pensamiento e las primeras naciones por medio de caracteres poéticos en el
lenguaje por fábulas, ni la escritura por jeroglíficos; los cuales debían ser los principios,
sumamente ciertos por su naturaleza, tanto de la filosofía a través de las ideas humanas,
como de la filología, por las palabras humanas. (p. 72-73)
431.- Por estos principios: por concebir los hombres primeros de la gentilidad las ideas
de las cosas mediante caracteres fantásticos de substancias animadas y mudas, por
explicarse con actos y conceptos que tenían una relación natural con las ideas {...} y
explicarse de este modo con una lengua de significaciones naturales. Por estos
principios, decíamos, todos los filósofos deberían empezar a tratar de los orígenes de las
lenguas y de las letras. De estas cosas que naturalmente van unidas, ellos han tratado de
modo separado, por lo que les ha resultado tan difícil la investigación del origen de las
letras que envuelve tanta dificultad como el de las lenguas, del cual se han cuidado nada
o muy poco. (p. 74-75)
434.- Aumentamos todo lo dicho con estas tres últimas e indiscutibles verdades: la
primera es que, habiendo sido demostrado que todas las primeras naciones fueron
mudas en sus comienzos, debían estas entenderse mediante acciones o cuerpos que
tuvieran una relación natural con sus ideas. La segunda, que mediante signos debieron
asegurarse de los confines de sus propiedades y testimoniar de modo duradero sus
derechos. La tercera, que se ha hallado que todas usaron monedas. Estas tres verdades
nos explicarán aquí los orígenes de las lenguas y letras y también los de los jeroglíficos,
leyes, nombres, enseñas gentilicias, medallas, monedas y de la lengua y escritura con la
que habló y escribió el primer derecho natural de las gentes. (p. 78-79)
435.- Y para establecer con mayor firmeza los principios de todo esto, debemos refutar
aquí la opinión falsa de que los jeroglíficos fueron inventados por los filósofos para
ocultar en ellos sus altos misterios de sabiduría refleja, como se ha creido9 de los
egipcios. Fue una necesidad natural de todas las primeras naciones hablar en jeroglíficos
{...}. (p. 79)
438.- La segunda lengua corresponde a la edad de los héroes y los egipcios decían que
se hablaban por símbolos, a los que se reducen las enseñas heroicas, que debieron ser
las mudas imitaciones llamadas σεµατα (sémata) por Homero, o signos con los que los
héroes escribían; fueron , pues, metáforas, imágenes, semejanzas o comparaciones que
luego, con la lengua articulada, constituyen la riqueza del hablar poético. {...} (p. 84)
443.- Ahora bien, como la lengua heroica o poética se fundó por los héroes, las lenguas
vulgares fueron creadas por el vulgo, o plebe de los pueblos heroicos. {...} (p. 89)
444.- Se ha admitido con exceso de buena fe por parte de los filólogos el que las
significaciones de las lenguas vulgares fueran convencionales, pues dados sus orígenes,
estas debieron significar de u modo natural. {...} (p. 89-90)
445.- Pero queda en pie esta gran dificultad: ¡cómo hay tantas lenguas vulgares como
pueblos? Para resolverla hay que establecer esta importante verdad: que, al igual que los
pueblos son de distintas naturalezasm según la diversidad de los climas, por lo que
tienen costumbres tan diferentes, de sus diversas naturalezas y costumbres se han
originado diversas lenguas. {...} Esta debes ser la oscuridad que hay en la geopgrafía
antigua y en la historia natural de los fósiles, de las platas y de los animales. Nosotros,
en la primera edición de esta obra, expusimos Idea de un diccionario mental para dar
significación a todas las distintas lenguas articuladas, reduciéndolas todas a cierta
unidad substancial de ideas, que, por varias modificaciones hechas por los pueblos, han
producido diversos vocablos. {...} (p. 90-91)
446.- Ahora, para entrar en el dificilísimo asunto de la formación de estas tres especies
de lenguas y letras hay que establecer este principio: los dioses, héroes y hombres
tuvieron su principio al mismo tiempo (pues eran los hombres los que imaginaron los
dioses y creían que su naturaleza heroica participaba de la de los dioses y de la de los
hombres) y estas tres lenguas empezaron al mismo tiempo (entendiendo que las letras
van a la par con ellas); sin embargo, con estas tres grandes diferencias: que la lengua de
los dioses fue casi estrictamente muda y muy poco articulada; la de los héroes mezclada
igualmente muda y articulada y, por tanto, de habla vulgar y de caracteres heroicos, con
los que escribían los héroes y que Homero llama σεµατα (sémata); la lengua de los
hombres, articulada casi por entero y muy poco muda21, porque no hay lengua vulgar,
por rica que sea, que no tenga menos voces que cosas a expresar. Es necesario, por
tanto, que la lengua heroica en su principio fuese sumamente confusa; ahí está la fuente
de la oscuridad de las fábulas. (p. 92-93)
447.- Continuando con lo que ya ha sido dicho, al mismo tiempo que se formó el
carácter divino de Júpiter, que fue el primero de todos los pensamientos humanos de la
gentilidad, comenzó a formarse a la par de la lengua articulada, por medio de la
onomatopeya, con la que todavía observamos que se expresan abundantemente los
niños. {...}(p. 93-94)
448.- Las palabras humanas siguieron formándose con las interjecciones o voces
articuladas por el ímpetu de pasiones violentas, monosilábicas en todas las lenguas.
{...}22 (p. 94-95)
3.5.- COROLARIOS SOBRE EL ORIGEN DE LA LOCUCIÓN POÉTICA, DE LAS DIGRESIONES, DE
LA INVERSIÓN, DEL NÚMERO, DEL CANTO Y DEL VERSO.
456.- De este modo formaron las naciones la lengua poética, compuesta por caracteres
divinos y heroicos, explicada luego mediante un habla vulgar, y escrita finalmente con
caracteres vulgares. Nació por pobreza de lengua y por necesidad de expresión; esto se
demuestra por las primeras luces de la locución poética que son la hipotiposis, las
imágenes, las semejanzas, las comparaciones, las metáforas, los circunloquios, las frases
que expresan las cosas por sus propiedades naturales, las descripciones hechas por los
21 Resulta interesante realizar la extrapolación y comparación de esta triple y simultánea realidad del
lenguaje expuesta por Vico y el establecimiento actual de también tres etapas del lenguaje, que, con
ciertas salvedades, se condicen adecuadamente. Así, el plano mental del lenguaje, presenta tres etapas
previas, plenamente reconocibles, a la formación del lenguaje, que también implican el momento de
fijación, el de relación de los parámetros modalizados y la articulación de la realidad lingüística y mental,
en un sistema. Por otro lado, también podríamos realizar la comparación respecto a el plano mental, el
plano comunicacional y el plano referencial, notando asimismo una etapa fija en la mente, una etapa de
total articulación en la comunicación y la interrelación (“batalla”) que se produce en el plano referencial,
al entrar en pugna (mezcla) la realidad externa con la interna, el lenguaje y el referente, las palabras y las
cosas.
22 Lo importante que señalan estos dos últimos párrafos (447 y 448) no es la información directa que nos
entregan a nivel de superficie, sino que es preciso notar dos cosas. Primero la vital influencia del medio
para configurar las primeras partículas del lenguaje, las primeras construcciones y configuraciones
mentales para encarar al mundo. Segundo, la constante recurrencia al estudio del lenguaje en la
experiencia con los niños, puesto que veremos que en la actualidad, también resultan un campo vital de
investigación para aproximarnos a la aprehensión y ordenación del lenguaje, a la vez, que los primeros
intentos de referirse al mundo, las cosas y a sí mismo (autoconocimiento). El texto continúa desarrollando
paso a paso la adquisición y configuración de estructuras más complejas del lenguaje en un orden lógico
hasta el párrafo 455, que da por terminado el capítulo.
efectos más pequeños o más sensibles y por último por los epítetos enfáticos y aun
ociosos. (p. 101)
(Este capítulo, desde aquí, comienza a elucubrar sobre las distintas propiedades que son posibles de ser
claramente encontradas en la locución poética. Propiedades que son primarias en el mismo surgimiento
del lenguaje, lo que lleva a afirmar a Vico que el lenguaje poético por las evidencias que intenta mostrar)
nació antes que el prosaico y o al revés como afirmaban los gramáticos de su tiempo.)
3.7.- ÚLTIMOS COROLARIOS SOBRE LA LÓGICA DE LOS DOCTOS
495.- Los primeros autores de la humanidad tendieron a una tópica sensible, con la cual
unían las propiedades, cualidades o relaciones concretas, por decirlo así, de los
individuos o de las especies y formaban con ellas sus géneros poéticos. (p. 127)
496.- Se puede decir así en verdad que esta primera edad del mundo estaba ocupada en
la primera operación de la mente. (p. 128)
497.- La lógica, que es un arte de conducir bien la primera operación de la mente, es lo
primero que comenzó a perfeccionarse, enseñando los lugares que hay que recorrer para
conocer cuanto hay en la cosa que se quiere conocer íntegramente. (p. 128)
498.- La providencia determinó bien las cosas humanas, promoviendo en las mentes
humanas la tópica antes de la crítica, pues es necesario conocer antes de juzgar las
cosas. La tópica es, pues, la facultad de hacer ingeniosas las mentes23, así como la
crítica es la de hacerlas exactas, y en aquellos tiempos primeros había que inventar todo
lo necesario a la vida humana y el inventar es una propiedad del ingenio. {...} (p. 128)
(El resto del texto, ya no se referirá directamente a las ideas sobre el origen del lenguaje, sino que desde
el lenguaje que ya ha establecido el autor, comenzará a mostrar y ejemplificar -en base a las ideas sobre
diccionario mental, razón y substancialidad común y universal, entre otras- cómo las primeras naciones
gentiles fueron desarrollando, a través de la Moral y de la Economía Poética, su Derecho Natural, el
establecimiento de las Virtudes Modélicas, la Religión, la organización familiar, la creación de las
Ciudades, etc.
Como puede verse, Vico intentaba desarrollar una ciencia nueva, que consistía en la Historia,, pero no
solamente la que se realiza a través de los textos, sino que postulando la posibilidad de observar,
desentrañar y comprenderla a través de las ruina s y huellas que fueron quedando de las civilizaciones
pasadas, sobre todo en el lenguaje. Como tampoco quería desarrollar una Historia Universal de una u
otra nación específica, sino que la del principio común de todas las naciones, estableciendo este
principio común en la mente del ser humano y su evolución.)
23 Puesto que claramente es el procedimiento cognitivo que nos permite realizar el recorrido desde el
límite al borde de los sujetos/objetos mentados, lo que genera múltiples desplazamientos, transformando y
(re)creando la organización del mundo en nuestra mente y en nuestro discurso como espectáculo de esta
última.